Marrakech, entre jazmines.

Tiempo: 1:20 horas Pasos: 9.167

  • Vamos a conocer, a pie, los rincones más verdes de Marrakech. Comenzamos visitando los Jardines de Majorelle, ubicados sobre una antigua finca de palmeras y creados por el pintor francés Jacques Majorelle durante el periodo colonial.

    Enamorado de la botánica, el artista creó su propio jardín con una vegetación exuberante donde anidaban cientos de pájaros. Este jardín, considerado como “una obra de arte viva en movimiento”, se compone de plantas exóticas que el pintor trajo de sus viajes por todo el mundo y quedó abierto al público en 1947.

  • A raíz de un accidente de coche, Majorelle fue repatriado a París, donde falleció en 1962. El jardín quedó abandonado hasta que, en 1980, lo adquirieron Yves Saint-Laurent y su pareja sentimental Pierre Bergé. Incrementaron el número de especies vegetales de 135 a más de 300 y transformaron el taller en el Museo de Arte Islámico de Marrakech.

    Actualmente, el jardín está cuidado por 20 jardineros y es una de las atracciones turísticas más importantes de Marrakech. Durante nuestro paseo, podremos oir cantar a las 15 especies de pájaros autóctonos del Norte de África.

  • De ahí, nos dirigiremos caminando hasta Gueliz, parte nueva de la ciudad y zona elegida para vivir por la mayoría de los extranjeros residentes en Marrakech. Con dos grandes avenidas, Mohamed V y Mohamed VI, en las que se encuentran las tiendas más lujosas de la ciudad, y se aglutinan los restaurantes más occidentales, cuyos precios no resultan desorbitados.

    Su punto más destacado, alrededor del cruce con la calle Liberté, es el Mercado Central, allí donde la gente del lugar compra comida, flores y productos de menaje para la casa.

  • El tramo más céntrico de la avenida Mohamed VI termina a los pies del minarete de la mezquita Koutoubia.

  • Nuestra ruta finaliza en los Jardines de la Menara, los más famosos de la ciudad y creados en 1870 sobre un antiguo estanque almohade. Su nombre deriva de la pequeña pirámide verde (menzeh) del tejado del pabellón donde solía alojarse en verano el sultán Abd ar- Rahman ibn Hisham.

    Tanto el pabellón como la dársena están rodeados de huertos y campos de olivos que se riegan mediante un sofisticado sistema de canales subterráneos que transporta el agua desde las montañas, situadas a 30 kilómetros aproximadamente.

    Ahora te toca elegir:¿con cuál de los jardines de Marrakech se quedan?

MARRAKECH